viernes, 9 de abril de 2010

Naufragio

Los labios secos,

agrietados,

contraídos,

   levemente        separados

en una mueca serena...


Alas

blancas

le salieron de la espalda

y voló

y voló

allá donde nadie podría jamás

encontrarla.

Y entornando

los ojos

bailó en la repisa

de los sueños

sin color.


Sin sentido

supo que había perdido

los restos de su alma

en el naufragio

del barco

de las ilusiones muertas.


Y luego cogió al insomnio y lo guardó para las noches frías de primavera
El sabor del mar en los labios y la sal escociéndole en las heridas

2 comentarios:

  1. que profundo..
    todos a veces hemos secuestrado al imsomnio en una de esas noches. Me encantaria poder volar y huir de esas cosas que a veces nos acuchillan el alma..
    seguidora!
    (L)(L)!

    ResponderEliminar
  2. Vaya, el texto es tuyo? Además, con esos cambios de letra y color enfatizas su sentido y logras algo perfecto.

    Me encanta... ya tienes otra seguidora ;)

    ResponderEliminar