martes, 11 de mayo de 2010

Alas

Dibújame

en uno de tus cuadros

abstractos;

composiciones de tus sueños

más profundos

y silenciosos...


Retrátame

en un amanecer certero,

para que así me recuerdes,

mañana,

cuando despiertes

con las sábanas

impregnadas

de mi ausencia...


Cuando sepas,

desconcertado,

con la cabeza

dándote

tantas vueltas como la mía dio,

que regresará la melodía

y no habrá canción.


Susúrrale al aire

que ocupará el hueco

que yo llenaba

cuánto duele

intentar volar

y tener las alas cortadas...

Y el corazón herido de muerte.


9 comentarios:

  1. cai en la cuenta que no te seguia. hoy me puse tus alas, y vuelo contigo.
    un saludo en la lejania.

    ResponderEliminar
  2. "con la cabeza dándote tantas vueltas como la mía dio". Todo lo que nos hacen, más tarde o más temprano, le acaba sucediendo al que nos lo hizo, tanto si es bueno como si es malo. ¿Karma, destino, justicia? Da igual el nombre que se le dé, no deja de suceder por eso.
    Y lo peor de tener las alas cortadas no es tanto el dolor en sí como la frustración de no poder volar, de quedarse atado a la tierra mientras los latidos se te apagan lentamente y la sangre riega el suelo.
    Porque los recuerdos nos pueden hacer compañía, pero no pueden cosernos las plumas caídas.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Jajaja ¿Que de quién es el corazón que hace que el mío renazca? xD Siento comunicarte (creo que a ti no te lo comenté nunca) que mis textos son, en el 99% de los casos, completamente ficticios. Es una inspiración muy especial la mía, sobre mí mismo se me da fatal hablar :P

    Pero sí, lo de "Donde hubo fuego, cenizas quedan" es algo muy cierto. Que yo sepa, hay muy pocos corazones que no se puedan curar (alguno me he encontrado irreconstruible, pero son muy pocos en comparación con todos lo que sí pueden montarse de nuevo).

    Y bueno, no es tan raro lo de hacerse daño. Si te haces a la idea de que las cosas van a ser lo peor posible, luego el golpe que te pegas no te hace tanto daño como podría ser.

    Un beso (:

    ResponderEliminar
  4. hoy relei el texto, me quedo con
    "Susúrrale al aire
    que ocupará el hueco
    que yo llenaba
    cuánto duele
    intentar volar
    y tener las alas cortadas"
    Muy bueno.
    un saludo en la lejania.

    ResponderEliminar
  5. Visto con perspectiva, sin los sentimientos nublándote la vista, es casi hasta divertido ver al resto de personas sobreviviendo con unos sentimientos que parecen aplastarlos. El problema de ser así es que tienes que pasar la vida siendo un incomprendido, viviendo entre personas que nunca serán capaces de comprender que seas capaz de vivir sin esas cosas (hablo de los sentimientos) que, desde su punto de vista, dan razones para seguir adelante.

    Respecto a lo de la ficción... Bueno, sí, podría ser una historia cierta en otro mundo. Aunque, como escribo de temas muy generales, más bien aciertas más con tu segunda afirmación, y es que esos sentimientos fingidos bien pueden ser los que otras tantas personas sufren a diario.
    No sé si me he explicado bien, pero espero que hayas adivinado en mayor o menor medida lo que intento responderte xD
    Un besazo (:

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu comentario, lo necesitaba :)

    ResponderEliminar
  7. Una vez se toma un camino, soy de la opinión de que hay que seguirlo hasta el final. Es una decisión, y retroceder no me parece una opción. Pero, como bien dices, el problema es que la gente siempre pone trabas y dificultades adicionales, lo que hace que muchos, al final, den media vuelta y se unan al camino que todos siguen.

    Y lo de la furia... Es algo que he ido comprobando con el tiempo. Cuandi se llega a cierto punto de cabreo, todas las demás emociones se pierden y es difícil recuperar la calma y la normalidad. (No preguntes cómo he ido haciendo el estudio, es un poco macabro xD)

    Un besazo enorme (:

    ResponderEliminar
  8. Bendito el corazón que se puede doblar porque nunca se romperá.
    A. Camus.

    ResponderEliminar