lunes, 3 de mayo de 2010

Primaveras

Llueve

el eco

de la tristeza

en sus ojos marrones.

Secretos

oculta

la noche

silenciosa.

El color del cielo

recuerda al de su piel

en los días nublados

y con los sentimientos

clavados

a un reloj de pared sin pilas

va corriendo

calle abajo

el soldadito de madera.



Y en su corazón de astillas crece
el recuerdo de la soñada bailarina
de sus primaveras floridas.

4 comentarios:

  1. Qué mitico el cuento del soldadito de plomo...lo había olvidado.. (:

    ResponderEliminar
  2. Llueve el eco de la tristeza en sus ojos marrones...
    Qué bonito, por diooos.
    Y es que es verdad, la tristeza que no se refleja en las palabras de uno, se refleja en su mirada. Y esa tristeza es casi imposible de esconder, hay que ser muy bueno mintiendo o tener una máscara bien fuerte.
    Ains... Que difícil es quitarse esa tristeza de los ojos por cuenta propia, y lo fácil que sería si la bailarina le ayudase.
    Es precioso, muy precioso. Bien podría ser parte del cuento original, que a mí me gustaría más así (:
    Un besazo enorme

    ResponderEliminar
  3. "va corriendo, calle abajo, el soldadito de madera"
    Me encanto!

    Un saludo en la lejania.

    ResponderEliminar
  4. Precioso, increible. Hacía mucho tiempo que no pensaba en el cuento del soldadito de plomo, y la verdad es que es un cuento muy bonito. De pequeña me encantaba (y de mayor me encanta ;)
    Es la primera vez que me paso por aquí pero no será la última

    ResponderEliminar