domingo, 27 de junio de 2010

¡Qué frustrante!

El océano suspiraba su nombre

y el viento lo gritaba

hasta mecerlo en las pesadillas

de todos cuantos estaban presentes

el día de su nacimiento.


El día más negro de todos los

negros días de mayo.


Efímera fue, sin ser.

Y siendo razón de locura olvidadiza

alegría se fue como había venido...


En un soplido distante.


3 comentarios:

  1. "El día más negro de todos los negros días de mayo"
    Cuando la alegría se va, el día más bello se convierte en el más horrible y oscuro. Y como la alegría se va con el más mínimo soplo de aire, es difícil que un día se conserve bello.

    Vale, lo sé, ahora estás pensando que menudo comentario más raro y tonto te acabo de dejar. Pues que sepas que... no te lo niego xD Estoy medio dormido, ¿qué quieres que le haga?
    Pero aún estando medio grogui, te puedo decir que el texto me encanta, y que sigues en esa línea que tanto me gusta (:
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. en el cielo nos esperara, con auqella sonrisa que imaginamos tendria.

    Cuanta profundidad en tus palabras, extrañaba ya estos escritos tan tuyos.

    Un saludo desde la lejania.

    ResponderEliminar
  3. Las despedidas no son divertidas, no te lo niego, pero yo sí creo en lo eterno. Creo que, a veces, podemos terminar con algo tajantemente y alejarlo por completo. Aunque claro, yo soy de estos que toma una decisión y la lleva hasta el final, aunque cueste xD

    Y a veces hay recuerdos lo suficientemente dolorosos como para tener más fuerza ellos que nuestro deseo de conservar nuestros recuerdos.
    A veces el frío vacío es mejor que el constante y cruel dolor.

    Intentaré pasarlo bien en Asturias, intenta tú disfrutar tu verano (:

    Un beso enorme

    ResponderEliminar