jueves, 9 de septiembre de 2010

Jaque

Estaba
apoyada
en la cornisa.

Los pies
le colgaban,
le bailaban,
en el aire.

Nunca se había sentido
tan libre
y tan atada

a la vez.


Ca en picado
y lograba
mantenerse
a flote,

casi sin querer.


Era un peón
más
en aquella extraña
partida
de ajedrez.

10 comentarios:

  1. Caía en picado
    y lograba
    mantenerse
    a flote,

    casi sin querer.

    Eso tendriamos que hacer mantenernos flotando para no caer .... Me gusto mucho la foto

    Un abrazo con cariño

    ResponderEliminar
  2. A veces nos sentimos así, y sólo somos una pieza más del ajedrez.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. espero que vuele en el último momento. flotar a veces da pánico.

    ResponderEliminar
  4. Yo también he tenido esa sensación muchas veces. Y al final siempre quiero caer.

    ResponderEliminar
  5. A veces no tenemospoder sobre nuestro destino, y la vida es quien mueve las piezas. Pero nosotros podemos dejarla en jaque mate.

    Hablé de ti en mi blog http://whenlovesfall.blogspot.com/
    ;(

    besos M.

    ResponderEliminar
  6. Es perfecto. Me encantó.

    P.D: Algo le espera en mi blog, una pequeña sorpresa :)

    ResponderEliminar
  7. Hasta un peón, si se sabe utilizar, puede llegar a ser una dama. Como dijo no sé quién, "los peones son el alma del ajedrez".
    La sensación de ser libre y estar atado... Debe ser algo desagradable. Extender las alas para volar, teniendo el sentimiento de que está vez lo lograrás, y notar que algo te retiene.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. somos un nudo de contradicciones y el azar no nos lo pone nada fácil :)

    ResponderEliminar