lunes, 24 de enero de 2011

Conversaciones al amanecer (I)

- No me mires así, sabes que lo odio.
Dice ella, cerrándole la puerta del baño en las narices.

- Te he salido un nuevo lunar en el hombro derecho.
Murmura él ante la puerta cerrada.

- ¿Qué?
Sale del baño y escudriña su expresión.

- Pareces idiota.
- Tal vez lo sea. ¿Dónde vas? Estás muy guapa.

No, ya no se acordaba del lunar nuevo que le había salido en el hombro derecho. Sí, él también piensa en lo mismo, pese a poner un casi delante del siempre.
Nadie es perfecto, ¿no?

Ella le besa con cuidado la punta de la nariz y se marcha a trabajar.




7 comentarios:

  1. Awww qué beso tan tierno ^^
    Otro para ti, que andes bien ♥

    ResponderEliminar
  2. Tan dulce, sincero, Hermoso...
    Tan LINDOOO!

    ResponderEliminar
  3. Tienes un regalito en mi blog, pásate cuando puedas!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Asu qué complicada son las mujeres, osea que un hombre tiene que abstenerse de mierar a lo que él considera una beldad; pues por algo viven juntos. En fin, como dicen por ahí, "son cosas del Orinoco". Un abrazo

    ResponderEliminar