miércoles, 2 de marzo de 2011

Conversaciones al anochecer (IV)

- A veces las cosas no salen como planeas...
Se dijo, aunque no del todo convencida.

Se había pasado la toda la tarde jugando al escondite con la mala suerte.
Ni que decir queda que no sólo le pisó los talones, sino que, además, le quitó todo ápice de buena que conservaba.

Los retratos en el pasillo parecían reírse de ella.
Y es que, por más que se empeñase en negarlo, lo seguía echando de menos. Las paredes encogían ahora que él no estaba allí dentro para protegerla.

- Si es que somos fragmentos de momentos diversos... Si es que no sabemos quiénes somos hasta que perdemos a quien nos hacía ser lo que éramos.
Era cierto. Ella nunca supo verse más que en sus ojos. Ahora se desconocía.



5 comentarios:

  1. Awww...! :3
    Me E-N-C-A-N-T-A!
    Un besotee^^

    ResponderEliminar
  2. Esa forma de enamorarse es linda pero muy peligrosa, porque cuando nos abandonan realmente pasamos las de Caín. Un abrazote

    ResponderEliminar
  3. Que terrible es subir a las nubes para caer al suelo.

    Preciosa imagen.

    ResponderEliminar
  4. Ella tendrá q verse en sus propios ojos cuando se mire al espejo, es la única manera de volver a verse.
    Besoss!

    ResponderEliminar
  5. que razón tienes chica.
    PD# tienes un premio en mi blog :)
    muaac*

    http://madnesslive.blogspot.com

    ResponderEliminar