domingo, 24 de abril de 2011

Lecciones

Me rindo.

Ya me he cansado de jugar al gato y el ratón contigo.
Se acabaron invirtiendo los papeles.

He llorado por ti lo bastante para saber que sí,
que eres como todos esos otros cuya afición por hacer daño decías no conocer de nada.
Y mucho menos, compartir.


No, no digas nada, gracias, cerraré esa maldita puerta
por la que una vez (error mío, claro) te dejé entrar.


Dime, al final ¿de qué te ha servido fingir-te diferente si el resultado acabó siendo el mismo?:

Yo he quedado como la idiota que ambos sabíamos que era;
y tú has quedado como el cobarde que siempre has sido.



Soy una idiota con el corazón roto...
... y tú un rompedor de corazones más en este absurda bola del mundo hecha de lágrimas.


Pero tranquilo, nadie te verá la etiqueta.
La ventaja de que sea yo quien te la ponga, es que no te quitaré la máscara.
Más que nada, porque incluso a mi me sorprende que seas quien eres.


miércoles, 20 de abril de 2011

Between love & hate

Ya sé que yo no es que ponga de mi parte

e s p e c i a l m e n t e

pero es que ¡maldita sea!


Te me conseguiste clavar tan hondo...


Que no puedo odiarte sin odiarme.

lunes, 11 de abril de 2011

(In)Completa

La primavera se despereza sobre mi almohada.
Se sorprende: no quedan flores.

La mañana ya no sabe despertarse como acostumbraba, ahora tiende a pasearse por el borde de mis labios agrietados para dejarme impregnado su sabor agridulce.
El viento no susurra: chilla.

Los sueños nocturnos se acuclillan junto a la cama.
Los piso y me pinchan. Los recuerdo y se me olvidan.

La costumbre pasa a ser rutina cuando lo que duele no es rehacer el camino en sí; si no que tengas asumido dicho camino de tal forma que ansíes con mayor fuerza de la que quisieras un cambio que nunca llegará.

Me acostumbré a cómo se siente cuando éramos nosotros. Cuando dos significaba uno. Cuando tu ausencia me pinchaba.
Dime, ahora, cómo mantener los pies en el suelo si flotar a la deriva es lo único que me recuerda que existió un remoto lugar en el que me sentía completa.



Completamente yo.
Completamente tú.
Completamente viva.
Completamente despierta.




Completamente fuerte.

viernes, 8 de abril de 2011

Acidez

Yo no soy ácida...


A decir verdad, tengo más miedo que tú...

Sólo que, de tanto fingirme fuerte,
he acabado asumiendo esa fuerza que, si bien nunca tuve realmente,
el tiempo acabó por atribuirme.

De algo tenía que valerme esperar tanto,
¿no?

jueves, 7 de abril de 2011

Desapareciendo

No puedo comprender cómo

es posible

que cada vez que te mire sea consciente de que te conozco menos de lo que creía...


Cada vez eres menos tú.

Cada vez te voy desconociendo más...
Cada vez me desconozco más....

Pues fuiste tú el que me inventó tal cual era entonces.
Y ahora no queda de mi, ni mi sombra.

domingo, 3 de abril de 2011

Universos Entrelazados

El cielo se ha cubierto de cadáveres de estrellas.

Esta noche.

Esta noche que se confunde con el día que llega. D e s p a c i o. Desperezándose alzando los brazos.

El aroma de las ramas de los árboles mece mis cabellos con suavidad. Tienen hojas. Muchas.
Todas confundidas, mezcladas. Entrelazadas.

Las manos, son más manos.

Esculpen algo que antes no estaba. Lo convierten en otra cosa.



Los universos entrelazados de nuestras pupilas, (que aunque no se miran, llegan a tocarse), sueltan chispas al chocar.

Dientes que no saben si unirse o alejarse.

Labios que no son labios porque no saben besar.





¿Yo?
Yo hace mucho que dejé de querer ser yo.

Ahora improviso. Investigo como ser otra sin que se note.




Mientras la chica que (tal vez) antes fuera, sigue durmiendo bajo mi cama.


Ignoro si aún le queda oxígeno.