lunes, 19 de diciembre de 2011

Las dos caras

Para ser sincera, 
a mi que la tierra haya perdido su eje central
y te haya convertido
( yo misma )
a ti,
en el centro,

es lo que menos me preocupa.

Lo que más tal vez
es
sentir que hay demasiadas grietas
por las que mis inseguridades
se acabarán colando.

No lo puedo evitar
Nunca dije que fuera perfecta,
ni que fuese la mejor

Y mucho menos dije que fuese singular.

Demasiadas luces y sombras juntas
que casi todos desconocen.



Pese a ello y a que sentirme yo sólo me haga retroceder
en el tiempo
que ya no tengo
No lo puedo evitar.




Sigo siendo la misma gilipollas tonta
con miedo a quedarse sola.