jueves, 18 de diciembre de 2014

Descenso

Hundidos
deseos,
sueños
i n c i e r t o s,
frágiles
verdades.

Piedad
Calma 
Sosiego

Lo único que piden
Lo único que exigen
Para apartar el miedo.


Trágico
Saber perdido el sentido mismo de la vida.
¿Vivirla?
Sentirse roto.
Vacío.
Caído.
Corrupto.

Muerto.

Aunque ese corazón, helado, hastiado, 
siga palpitando mentiras
enmascaradas de realidades.

Aunque la i n e r c i a siga guiando
tus pasos
hacia el abismo.


Porque nada queda sin la esperanza.
Nada queda sin el sabor
dulce
que deja un sueño al marcharse.
Sólo oscuridad.


Y un alma hecha trizas
sin nada más que ofrecer.


Nada, salvo silencio.


Debiste tener en cuenta 
que en el descenso a tu mundo interior
ese que nadie ve
ese que ni tú misma comprendes
podrías perder el rumbo.

Y ahora, no puedes volver.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Desconexiones

Almas que parecen h u e c a s,
pero no lo están,
sólo están cansadas,

hastiadas,

de no poder ser lo que desean mostrar.

Porque el mundo es hostil
y mucho más
con los v a l i e n t e s...



Porque los cobardes (que son mayoría)
saben buscar esa inseguridad,
por nima que sea,
que se esconde bajo tu máscara de plenitud.


Entonces hay que luchar
contra viento y marea
y tempestades
contra esas desconexiones que nuestro alma
nuestro ser
nuestra mente
programa de vez en cuando 
para liberarse de las adversidades.


Porque cuando estás apagado
o fuera de cobertura
acuden los tiburones.

Y si el alma se te escapa entre los labios,
no dudarán en robártela.


Y hacerla trizas.