jueves, 18 de diciembre de 2014

Descenso

Hundidos
deseos,
sueños
i n c i e r t o s,
frágiles
verdades.

Piedad
Calma 
Sosiego

Lo único que piden
Lo único que exigen
Para apartar el miedo.


Trágico
Saber perdido el sentido mismo de la vida.
¿Vivirla?
Sentirse roto.
Vacío.
Caído.
Corrupto.

Muerto.

Aunque ese corazón, helado, hastiado, 
siga palpitando mentiras
enmascaradas de realidades.

Aunque la i n e r c i a siga guiando
tus pasos
hacia el abismo.


Porque nada queda sin la esperanza.
Nada queda sin el sabor
dulce
que deja un sueño al marcharse.
Sólo oscuridad.


Y un alma hecha trizas
sin nada más que ofrecer.


Nada, salvo silencio.


Debiste tener en cuenta 
que en el descenso a tu mundo interior
ese que nadie ve
ese que ni tú misma comprendes
podrías perder el rumbo.

Y ahora, no puedes volver.

2 comentarios:

  1. Siempre me provocaste lo mismo, una especie de magia que me envuelve mientras te leo.
    Me muevo a compás del texto.
    La ubicación de los párrafos es también la mía, y, así, me muevo dentro de tu mundo.
    Que forma tan...especial de expresarte. Cuanto talento

    Extrañaba escribir...lo necesitaba mucho!
    Y leerte me ha transportado también a eso, mi propio mundo.

    Una belleza de texto, todo, en su conjunto.

    ResponderEliminar