sábado, 21 de marzo de 2015

Sombras


Asombradas
nos miramos
la una  a  la otra
a través del espejo.




Muchas cosas han cambiado,
y otras tantas siguen como siempre.
Y sin embargo, todo parece distinto.

Todo parece menos...
Natural.

Lógico.
Evidente.




La superficialidad de nuestras m i r a d a s
me dan una pista de por qué.




Tanto tiempo mirando hacia adentro
ha perjudicado nuestra capacidad
de contemplar lo que hay fuera
Con todo lujo de matices.

Las c i c a t r i c e s,
sin embargo,
nos recuerdan que,
aunque no la veamos,
nuestra realidad sigue siendo la misma,
y no podemos escapar de ella.




O al menos, no del todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario